¿Conoce el significado y función de las velas?

Tal como sucede con una gran cantidad de elementos, los cuales sus funciones son variadas y simultaneas dependiendo del conocimiento que se tenga, lo mismo sucede con las velas en donde encontramos una primera función decorativa y placentera para el sitio en donde se coloque.

Sumado a esto se obtiene con su encendido la iluminación parcial de un sector pero en aspecto exterior; pero sin duda sus funciones son mucho más que esto.

 

Profundizando en las necesidades y mejoramientos de nuestras vidas nos encontramos con las funciones primordiales y más trascendentes de una vela, pasando a llamarse “foco armonizador – visualizador” lo cual para su mayor efectividad es necesario que la vela posea la característica de implementación para dicha función lo cual solo es posible obtenerse con el conocimiento y desarrollo de las facultades formativas de la vela junto con todo el aspecto energético humano necesario para la acción directa hacia nuestras necesidades.
Por lo tanto las esencias que conforman nuestras velas hacen de armonizadoras celulares tanto de nuestro cuerpo físico como también en nuestros cuerpos más sutiles a través de su aspecto energético.

 

Pero que hay de la llama, pues tal como un faro en la costa indica a las naves a conducirse o orientarse, de igual forma la llama de una vela capta, orienta y ancla nuestros pensamientos y pedidos para que lleguen al puerto deseado de la materialización de nuestros pedidos hacia nuestras vidas.

Cerrar los ojos, pedir un deseo y soplar con fuerza, todos y cada uno de nosotros conocemos este ritual.

Las costumbres, en las que las velas tienen un papel protagónico, son universales.

La vela debe su verdadero simbolismo a las fiestas y rituales religiosos.

Durante el Cristianismo, por ejemplo, desde un principio se le otorgó un valor especial, dado que Jesucristo se denominó a si mismo como “La Luz del Mundo”.

En los rituales litúrgicos, en el transcurso del Año Eclesiástico o como señal de reverencia, la vela forma parte importante de la fe cristiana.

Un ejemplo notable de los largos caminos recorridos por la luz de una vela está dignamente representado por “La Luz de Belén”. Cada año, durante la época navideña, una vela se enciende en la cueva de nacimiento de Belén y es trasladada, en primera instancia, a Viena. Posteriormente, jóvenes Scouts llevan esta luz de la paz a muchos países de Europa, primero a las principales iglesias y de ahí a casi todos los pueblos, para que durante la Nochebuena, la luz de la paz ilumine los pesebres de todas las iglesias.

Los „Carols by Candlelight”, en Australia, nos demuestran que la Nochebuena no se festeja sin velas, sino incluso también, con temperaturas elevadas. En las grandes ciudades, las personas se encuentran al aire libre, con velas, para entonar juntos canciones navideñas.

 

Colores en el Feng Shui

Aquí se ofrece un breve guía de colores con el objetivo de poder: mejorar – potenciar – armonizar – fluir las energías reinantes en un local.

Rojo: es un color que es fuente de energía estimulante y sobre todo rechaza la enrgía negativa.

Purpura – Bordo: Un poco más poderoso que el rojo, se utiliza en muchas fiestas de casamientos y cumpleaños de 15.

Amarillo: representa al poder, la tolerancia, paciencia y sabiduría. Se utiliza en la decoración de bautismos y todo lo que tenga que ver con lo religioso.

Verde: Guarda tranquilidad, esperanza y frescura. Simboliza los brotes de la primavera y todo lo que tenga que ver con crecimiento y amor.

Azul: Muy parecido al verde en su significado. También esta relacionado con temas financieros.

Gris: es muy aconsejable para todo tipo de aplicaciones, pues representa el equilibrio y la sobriedad. Cuando se celebra algún acontecimiento importante, es sugiere este color en la decoración del lugar.

Marrón: Representa a la estabilidad y solidez. El tronco que desafía el paso del tiempo. Se sugiere para nacimientos, bautismos, bodas o con todo lo que tenga que ver con lo ancestral.

Tostado: es el color del nuevo comienzo y exitoso inicio, de nuevas posibilidades y grandes cambios.

Naranja: el mejor tono, pues se adapta a todo tipo de posibilidades ya que es el color de la felicidad, la alegría y el éxito de toda empresa.

Rosa: genera amor, pureza y romance. También ideal para la celebración de una boda.

 

Aromaterapia: Significado de los aromas

La aromaterapia es una forma de terapia que recurre al olfato y a la sensibilidad de la piel para tratar de armonizar el cuerpo y la mente, esto se logra mediante la modificación de los estados emocionales y anímicos.

Cada aroma tiene muchos efectos físicos y psicológicos, algunos aceites traen estos aromas y se pueden usar de diferentes formas como inhalaciones, oral, masajes, faciales, baños, compresas, etc.
Describiremos los efectos de los aromas cuando prendemos una vela aromatizada

Naranja Dulce: Para evitar la depresión, cansancio, insomnio estrés, y la tensión nerviosa.

Limón: Evita la depresión, ansiedad y mareo.

Mandarina: Evita la tensión nerviosa, estrés, insomnio, histeria, ansiedad, depresión, náuseas.

Pomelo: Evita la Depresión, cansancio nervioso.

Cedro: Evita la tensión nerviosa, estrés y ansiedad.

Vainilla: Evita el cansancio nervioso, ansiedad, ira, depresión, estrés.

Rosa: Shock emocional, pesar, depresión, tensión nerviosa, insomnio, dolor de cabeza, tristeza, estrés.

Eucalipto: Dolor de cabeza, fatiga mental, estrés.

Lavanda: Dolor de cabeza, insomnio, epilepsia, tensión nerviosa, estrés, ansiedad, depresión, histeria, neurosis.

Palo de Rosa: Dolor de cabeza, nauseas, vómitos, tensión nerviosa, estrés, ansiedad.

Canela: Anorexia, presión baja, impotencia, gripe, debilidad, fatiga nerviosa.

Palo santo: Músculos tensos, resfríos, produce sueño reduciendo el estrés y la tensión. Bueno para la claridad mental y meditación, levanta el ánimo.

 

Significado de los Colores

EL AMARILLO Y EL NARANJA
Se prenden velas de estos colores cuando se pide éxito en una acción que se vaya a emprender, ya sea un viaje, un negocio o un proyecto. Es el color de Mercurio: “El mensajero de los dioses”. El oro, el sol, el poder, el dorado: simboliza gloria, vida, alegría, luminosidad, fuerza y esperanza. Se recomienda encender una vela amarilla en momentos de oscuridad y tristeza, para recibir una luz que oriente un destino mucho más luminoso.

AZUL
Simboliza el honor, la tranquilidad, la inspiración, la verdad, la calma y la serenidad. Se recomienda encender muchas velas azules cuando se está angustiado o deprimido, ya que su color evoca la tranquilidad del mar, el susurro de sus olas y la profundidad de su color.

ROJO
Significa el amor y la pasión. Es el color de Marte, es el calor, la creación, la victoria, la innovación y la salud. Una vela roja se prende para atraer el amor y mantener viva la pasión.

BLANCO
Evoca la limpieza y la pureza, es protección, paz, calma, modestia, recoge el aire y las energías negativas que algunas personas dejan. Se recomienda utilizar una de ellas para la rezar y hablar con Dios.

VERDE
Representa la vida, la naturaleza, la bondad, es el color de la prosperidad, inmortalidad, juventud, crecimiento, abundancia y equilibrio.

VELAS VERDE-DORADA: Para el dinero y las ganancias.

VELAS VERDE-BLANCA : Para la creatividad y la intuición.

VELAS VERDE-ROSADA: Para el crecimiento en el amor.

MORADO
Simboliza el lujo y el poder. Es el color del planeta Júpiter que rige las religiones, la filosofía y la psicología. Significa éxito, prestigio, reconocimiento social y elevación. Cuando se enciende una vela morada y una amarilla se atrae la riqueza, el dinero y el poder.

VIOLETA O LILA
Es el color de la perseverancia, el sacrificio y la piedad. Encender una vela de este color trae tranquilidad, cordialidad y un ambiente de calma y serenidad.

NEGRO
Representa el pecado y la maldad, el lado oscuro, turbio, maligno. Al unirse una vela negra con una blanca se evita que el mal deseado por otros hacia nosotros surta efecto.

GRIS PLATEADO
Denota madurez, seriedad, sabiduría, edad. Mezclando blanco y negro se superan los malos momentos, se neutralizan los males, las enfermedades, la pobreza.

ROSADO
Evoca la ternura y el amor. Es el color de Venus, que rige todos los aspectos de la vida, representa la belleza, la moralidad, la confianza y la ingenuidad.

CARMELITA O MARRÓN
Se relaciona con la tierra. Significa naturaleza, solidez, solidaridad y práctica. Es el color del signo virgo. Cuando se prende una vela de este color se contribuye a la siembra y cosecha agrícolas, para que sean abundantes.

DORADO
Oro, riqueza, poder, lujos. Al encender una vela dorada y una verde, hace que las relaciones comerciales y los negocios sean prósperos y abundantes.

 

Signos Zodiaco y las velas

Aries: Velas rosadas, blancas y rojas. Ritual: Tomar siete margaritas, colocarlas en un florero o un vaso, encender una vela blanca, una rosada y una roja, pedir al creador la paz para la familia, armonía en el hogar, amor y pasión en el matrimonio, la pureza de espíritu para crecer y el inicio de nuevos proyectos.

Tauro: Velas rojas y verdes. Ritual: Tomar 4 monedas y colocarlas hacia los cuatro polos geográficos, norte, sur, este y oeste, para que se abran los cuatro caminos de paz, amor, prosperidad y salud. Encender dos velas verdes y dos rojas, pedir al creador la fuerza y tenacidad para llevar a buen término los trabajos que se propongan.

Géminis: Velas anaranjadas, azul claro, verde y violeta. Ritual: Tomar aceite esencial de lavanda o de violeta, colocar en un perfumador y encenderlo. Encender una vela anaranjada, una azul, una verde y una violeta, colocarlas de manera que formen un cuadrado. Para que el creador nos otorgue el amor universal y terrenal, el éxito espiritual, en los negocios y el poder cambiar lo negativo en positivo.

Cáncer: Velas azules claras, moradas y blancas. Ritual: Encender tres velas una azul, una morada y una blanca. Colocar en el centro un platito con agua y sal, pedir al creador para obtener paz en nuestra casa y trabajo, obtener el amor de todos los que le rodean, amigos, familiares y vecinos, que todos los que nos rodean cambien para crecer en espíritu.

Leo: Velas anaranjadas, rosadas y amarillas. Ritual: Colocar doce Claveles de cualquier color y encender una vela amarilla, una anaranjada y una rosada, formando el triángulo de Dios. Pedir al creador por el éxito en sus negocios, prosperidad en su casa y para que el amor reine en su hogar donde está el centro de su energía positiva.

Virgo: Velas ámbar, verde, anaranjada y violeta. Ritual: Colocar esencia de lavanda o jacinto en un perfumador y encenderlo. Encender una vela ámbar, una verde, una naranja y una violeta. Pedir al creador que se abran los caminos hacia la salud para usted y todos en su hogar, éxito en los negocios y juegos, el calor amoroso de sus familiares y amigos. Y poder trasmutar las tinieblas en luz.

Libra: Velas ámbar, verdes y moradas. Ritual: Encender una vela ámbar, una verde y una morada, en una línea. Colocar una llave delante de la vela verde. Pedir al creador por su salud, porque se abran los caminos del éxito y prosperidad en su casa y en su trabajo, y que todo lo triste y negativo se torne en buenos augurios y buenas noticias.

Escorpio: Velas amarillas, rojas y azules. Ritual: Colocar un Clavel en un recipiente adecuado, encender una vela amarilla, una roja y una azul. Pedir al creador para lograr sus deseos de amor y pasión, poder llegar al éxito en sus negocios, obtener la paz espiritual y su crecimiento personal.

Sagitario: Velas azul oscuro. Ritual: Encender una vela azul, para alejar lo negativo y desagradable. Colocar una azucena en el altar o mesa del ritual, para su paz espiritual. Pedirle al creador por la paz del mundo y por su paz interna para poder colaborar con su comunidad por la justicia y el progreso.

Capricornio: Velas azules, rojas y amarillas, también negras. Ritual: Hacer un círculo con sal, en el centro encender una vela blanca para la estabilidad económica, la luz contra las tinieblas. Fuera del círculo encender una vela roja, una amarilla y una negra. Para pedir al creador por el amor de su familia, por la prosperidad en su hogar, por su salud, la de sus familiares y amigos y por el éxito en su profesión.

Acuario: Velas amarillas, azul, rosadas y negras. Ritual: Encender una vela roja para pedir un amor sincero y duradero, una vela amarilla por su trabajo, una vela azul por su paz espiritual y una vela rosada porque el amor tierno y desinteresado le rodee. Puede encender también una vela negra para pedir elevar su nivel de conciencia para permitir su crecimiento espiritual.

 

Historia de las velas

Las velas desde sus inicios

A lo largo de la historia han sido las velas las que han iluminado el camino del hombre. Sin embargo, su origen es incierto.

Ya se utilizaban en la Edad del Hielo Europea, hay muchos testimonios arqueologicos, de que hace 30.000 años se utilizaban un tipo de vela que consistia en verter aceite o grasa sobre una piedra ahuecada a tal fin, y utilizaban estas como lamparas para hacer las magnificas pinturas rupestres que se esparcen por España, Francia, etc.

Hace tres mil años, los egipcios utilizaban unas antorchas compuestas de caña y sebo de animal. Los romanos fueron los primeros en desarrollar las velas con mecha. Las utilizaban en templos y otros sitios de culto y para viajar de noche. Tenían también un uso doméstico, pero solo en hogares adinerados.

El sebo utilizado en las primeras velas era extraído de la grasa del ganado vacuno y ovino. Quemaba muy mal, producía humo y emitía mal olor.

Los romanos utilizaban velas de cera de abejas, y las velas de sebo (grasa animal) empezaron a utilizarse en Europa en la edad media.

En la Edad Media se introdujo la cera virgen, una sustancia que las abejas secretaban para hacer sus colmenas. Ciertamente, esto fue un gran avance, pues eran mucho mejor que las de sebo. No producían humo ni feo olor. Quemaban limpia y puramente. Además, daban luz más brillante. No obstante, eran caras, y por lo tanto, solo accesibles para los adinerados. Por muchos siglos, las velas fueron consideradas artículos costosos.

En el siglo dieciocho se produjo el primer gran cambio en la industria de las velas desde la introducción de la cera virgen, o cera de abeja, cuando se obtuvo cera espermaceti. Producida en las cavidades de esperma de las ballenas, esta cera no solo no expedía mal olor al ser quemada, sino que aparte eran más baratas que las anteriores.

Fue durante el siglo diecinueve que ocurrieron los más importantes avances para la industria.
Un químico llamado Michael Eugene Chevreul hizo un importante descubrimiento. Comprobó que el sebo no era una sola sustancia, sino que un compuesto de dos ácidos grasos, combinados con glicerina. Removiendo la glicerina del la mezcla del sebo, Chevreul creó una nueva sustancia llamada estearina. La estearina era más dura que el sebo y su tiempo de combustión, más largo.

En 1834, Joseph Morgan creó una maquina que permitía la producción continua de velas de molde. Elaboraba cerca de 1500 velas por hora. Esta masificación significó que por primera vez las velas fueran accesibles para toda la sociedad.

Sin embargo, el avance más importante para la industria de las velas fue el descubrimiento de la parafina, en la década de 1850. Esta cera incolora, inodora y dura fue el resultado de procesar los residuos que quedaban luego de destilar el petróleo.

Si bien la parafina era más económica que cualquier otra cera para la producción de velas, tenía un punto de fusión bajo que amenazaba con destruir su creciente popularidad. La combinación de la parafina con la estearina solucionó el problema. De esta manera, se lograron velas económicas, duras, sin malos olores.

Con la introducción de la bombita de luz en 1879 la producción de velas bajo notablemente.
Aún así, en los últimos tiempos la popularidad de las velas aumentó nuevamente como un elemento de decoración.

Desde mediados del siglo XIX las velas de sebo fueron sustituidas por las bujias de mezcla de parafina, ácido esteárico (un ácido graso sólido) y cera de abejas. También se usan aceites hidrogenados vegetales y otras ceras.